Humedales

Todas las civilizaciones se han desarrollado y han estado unidos alrededor de los humedales, áreas de inmenso valor en términos biológicos, económicos y de calidad de vida.
Los humedales son los ecosistemas más productivos del mundo y desempeñan diversas funciones como control de inundaciones, puesto que actúan como esponjas almacenando y liberando lentamente el agua de lluvia, son protección contra tormentas, recarga y descarga de acuíferos (aguas subterráneas), control de erosión, retención de sedimentos y nutrientes, recreación y turismo.

Estos actúan como filtros previniendo el aumento de nitritos, los cuales producen exceso de carga orgánica La relación entre el suelo, el agua, las especies animales, los vegetales y los nutrientes permiten que los humedales desempeñen estas funciones y generen vida silvestre, pesquería, recursos forestales, abastecimiento de agua y fuentes de energía.

Además de embellecer el paisaje, estos también desempeñan un papel clave para la supervivencia de las aves, pues durante el periodo migratorio, éstas se detienen en los humedales para alimentarse y descansar, en sus largas travesías. Sin embargo, nuestra falta de conocimiento, educación y cultura sobre el frágil equilibrio que deben tener para seguir existiendo, los pone en peligro. El uso excesivo de sus aguas y contaminación, determina el descuidado que hemos tenido con estos ecosistemas y la vida que se encuentra en ellos.

Descripción de humedales de la cuarta región:

En la región de Coquimbo existen los siguientes humedales: Humedal Punta de Teatinos, pertenece a la Red de Humedales Costeros de Coquimbo. Se encuentra amenazado por la constante intervención humana, Principalmente por su cercanía al área urbana de La Serena.
En él, hay especies como Gaviota Garuma, Garza Cuca, Chorlos y Playeros, entre otras

Humedal Río Elqui

Constituye el límite austral del desierto más árido del mundo, esto sumado a la importancia que el humedal tiene para el descanso y alimentación de las aves que migran a lo largo de la costa de Chile, le otorga una relevancia de carácter regional, nacional e internacional. El humedal se caracteriza por ser una zona de alto endemismo, riqueza y diversidad de especies (120 especies de vertebrados, de los cuales 101 especies corresponden a aves, entre las cuales hay Garza Azul, Trile, Trabajadores, Siete Colores, Chercán, Chirigüe, Tiuque, Halcón peregrino)

Humedal El Culebrón

Ubicado en la desembocadura de Playa Changa. En el sitio se pueden encontrar aves, como Taguas y Huairabos, y otras migratorias como Chorlos, playeros, y Gaviota de Franklin.

Laguna Adelaida

Zona de alto endemismo y riqueza en diversidad de especies, sin embargo se encuentra amenazado por la sobrecarga de turistas en época estival y la acción de cazadores furtivos. En el sector es posible observar Gaviota Garuma, Bandurria, Halcón y Aguilucho.

Humedal Salinas Chicas

En la localidad de Tongoy, es una zona rica en diversidad de especies, sin embargo se encuentra fuertemente amenazada a causa de la creciente urbanización además del desarrollo de actividades turísticas no reguladas.

Estero de Tongoy.

En este sitio se pueden observar aves como Gaviotas Garuma, Huairavillo, Águila Pescadora y a la espléndida Garza Cuca. Es una zona de alto endemismo, riqueza y diversidad de especies por lo que su actividad turística debe ser regulada.

Humedal De Pachingo

Inserto en la Hacienda El Tangue, Tongoy, es una zona rica en diversidad de especies endémicas. Dentro de las especies que habitan en el humedal se puede mencionar la Gaviota, Garza, Cururo, Pato Cuchara, Águila Pescadora, Pato Real, Pato Jergón.

Desembocadura Rio Limarí.

Es un lugar con gran diversidad de especies, en su mayoría endémicas. El sitio es hábitat para especies como la Gaviota Garuma, Garza Cuca, Cururo, Pato Cuchara, Cisne Coscoroba, Cisne Cuello Negro y Cuervo Pantano.

La situación se agrava considerablemente en temporada estival en Chile, coincide con la llegada de un gran número de aves migratorias, las cuales, al ver alteradas sus condiciones normales de vida se ven forzadas a buscar nuevos hábitat.
Uno de los impactos más visibles de este turismo desregulado es el vertido indiscriminado de basura y la proliferación de micro basurales. Esta situación va adquiriendo un efecto acumulativo en el tiempo, produ
cto de la carencia de infraestructura adecuada, a lo que se suman conductas de la población local, que demuestran una literal falta de conciencia. Sobre este preocupante escenario, la comunicación, la educación y la concienciación del público son imperativas y necesidades urgentes para regularizar este efecto negativo.

Las acciones descritas se han traducido en una fuerte invasión a los hábitats, ejerciendo fuerte stress sobre los sitios, y en particular sobre las poblaciones de aves migratorias que recalan en estas zonas húmedas.

Asimismo, la formulación de políticas para el uso racional de los humedales, y la existencia de una responsabilidad socio ambiental. Resulta necesario reconocer la interrelación humano-medio ambiente, debiendo articular las distintas visiones del conocimiento, sean éstas sociales, científicas o ecológicas. La importancia medular de la aplicación de estos tópicos nos lleva, como consecuencia, a desarrollar procesos participativos que sean capaces de fusionar e interrelacionar a ambos actores, sean humanos y medio ambiente.

A pesar de la importancia de los humedales, en la actualidad son los ecosistemas más amenazados y se han alterado debido al deterioro de los procesos naturales como consecuencia de la agricultura intensiva, la urbanización, la contaminación, la construcción de represas, la adecuación de tierra para infraestructura turística, la desecación y otras formas de intervención en el sistema ecológico e hidrológico. Otros factores de alteración son la caza descontrolada, las actividades mineras y la sobre explotación pesquera.