Rehabilitación

El principal objetivo del Centro de Conservación Punta Teatinos es el rescate, rehabilitación y liberación de fauna silvestre, afectados por las actividades ejercidas por el hombre, para compensar los desequilibrios existentes en el ecosistema que les rodea.

La rehabilitación de fauna silvestre requiere ineludiblemente de conocimientos de biología y medicina veterinaria. En general, no existe un único método para rehabilitar una especie, puede haber más de una forma de hacerlo, pero aun cuando una metodología funciona bien es difícil demostrarlo o aplicarlo como regla general.

Etapas a tener en cuenta:

Etapa 1

(Recepción y Cuarentena)


Etapa 2

(Rehabilitación)


Etapa 3

(Transporte - liberación)


Etapa 4

(Seguimiento)


Causas que originan la rehabilitación de fauna silvestre:

☑ Colecta y trampeo ilegal y legal
☑ Accidentes de caza, prácticas de tiro o maniobras militares
☑ Vandalismo
☑ Enfermedades
☑ Inclemencias climáticas (tormentas, sequías persistentes, inundaciones, etc.)
☑ Liberaciones inadecuadas de animales silvestres
☑ Ataques de animales domésticos
☑ Ataques de predadores naturales
☑ Accidentes viales
☑ Intoxicaciones
☑ Quemaduras o shocks eléctricos
☑ Donaciones de mascotas
☑ Animales nacidos en cautiverio
☑ Orfandad

Tipos de liberación de fauna silvestre:

Introducción:

un animal es liberado en un lugar donde la especie a la que pertenece no es autóctona.

Reintroducción:

es la liberación intencional de un animal rehabilitado o traslocado en un área natural donde la especie era autóctona, pero desapareció.

Reconstitución:

es la liberación intencional de un animal rehabilitado a su mismo lugar de origen, donde la especie a la que pertenece continua existiendo.

Traslocalización o Relocalización:

un animal es trasladado desde su hábitat natural hacia otro diferente pero apropiado y donde la especie es autóctona (como sucede con los rescates de fauna), sin necesidad de haber sido rehabilitado, pero luego de realizarle una revisión clínica.

Liberación in situ:

Se aplica cuando se procede a liberar espontáneamente un animal en el mismo lugar y momento de su captura. Por lo general, no requieren de rehabilitación alguna.

En todos los casos, aunque los ejemplares afectados no requieran de un período de rehabilitación, es imprescindible realizarles chequeos sanitarios correspondientes (de esta manera se previenen posibles zoonosis derivadas de la manipulación o de las condiciones de alojo).

* Repatriación:

Es el retorno o devolución de individuos hacia su país de origen, luego de haber sido extraídos del mismo.

* Repoblación:

Es el aporte adicional de ejemplares a una población amenazada, reducida o en disminución de una determinada especie autóctona, con el fin de mejorar su situación poblacional.

Objetivos de la rehabilitación



La primera pregunta que se plantea es qué se pretende lograr con la rehabilitación de animales silvestres, analizando la relación costo-beneficio y evaluando si es realmente la mejor forma de ayudar a la conservación.
La rehabilitación y manipulación de fauna puede tener distintas finalidades. Su principal objetivo es brindar a los animales rehabilitados el mejor destino para su conservación, los que pueden resumirse en:

a) liberación en la naturaleza (únicamente animales rehabilitados, traslocados o relocalizados)

b) derivación a instituciones zoológicas (animales rehabilitados, inhabilitados o discapacitados)

c)adopción por parte de instituciones particulares (animales rehabilitados, inhabilitados o discapacitados)


Con regularidad se toma conocimiento de liberaciones indiscriminadas de animales, muchas veces, respaldadas o justificadas con argumentos técnicamente inconsistentes. A pesar de ello, la gran mayoría de las personas que toman conocimiento de las mismas creen que se trata de todo un logro conservacionista. En otras palabras, dar libertad a un animal en la naturaleza suele ser bien visto por la mayoría de gente, sin importar si fue realizado bien o mal. Esta concepción debe desterrarse urgentemente. En caso contrario, seguramente deberá evaluarse la necesidad de desalentar todo tipo de liberación, para evitar que cualquier persona se vea motivada a hacer sueltas de animales por su propia cuenta. Este es un problema ya constatado en otros países.

Beneficios de la rehabilitación



1. Facilita la difusión y educación sobre especies silvestres protegidas, a través de una acción que capta fácilmente la atención de la comunidad.
2. Fortalece la situación de algunas especies que puedan estar en retroceso numérico o amenazadas de extinción, repoblando zonas donde han desaparecido o disminuido, favoreciendo su intercambio genético.
3. Permite cooperar con las autoridades, que normalmente no disponen de un lugar adecuado para los animales decomisados.
4. Amplía los conocimientos sobre sanidad, recuperación y biología de animales silvestres.

Éxito y fracaso de una rehabilitación



La rehabilitación de animales silvestres conlleva una serie de riesgos que es necesario analizar a la hora de evaluar la capacidad de trabajar en este campo. Una rehabilitación será realmente exitosa cuando el animal liberado no impacte negativamente sobre la naturaleza, sobreviva en su hábitat (por haber superado incapacidades, la dependencia antrópica y sus eventuales patologías) y tenga éxito reproductivo.

Recursos y requisitos para rehabilitar



El proceso por el cual un animal es extraído de la naturaleza, pasa a un estado de cautiverio o semi cautiverio, es trasladado a un centro especializado (por donación o decomiso), se rehabilita, es liberado y posteriormente monitoreado, demanda meses y en algunos casos años. Consecuentemente, un emprendimiento de este tipo implica una fuerte inversión de dinero, tiempo y constancia.

1. Antes de emprender un proyecto de rehabilitación es importante contar con experiencia previa.
2. Elaborar un proyecto por escrito, detallando metas y objetivos, antecedentes, metodología, resultados, posibles dificultades, formas de superarlas, presupuesto.
3. Detectar las potenciales fuentes de financiamiento.
4. Contar con el personal adecuado (rehabilitadores, veterinarios, biólogos, administradores, asesores, etc.).
5. Contar con los alimentos y medicamentos necesarios.
6. Presentar el proyecto ante las autoridades gubernamentales competentes (Dirección de Fauna local)
7. Gestionar la adquisición, préstamo o cesión de un predio para rehabilitar, evaluando los gastos que implicará mantenerlo (seguridad, impuestos, limpieza, accesibilidad, etc.).
8. Disponer de recursos para montar las instalaciones necesarias (recintos de recepción, cuarentena y rehabilitación, depósito de alimentos, medicinas y materiales, centro de información, etc.)
9. Disponer de un vehículo de transporte adecuado para trasladar a los animales.
10. Elaborar un plan de educación y difusión.

Como observamos, la rehabilitación de fauna silvestre requiere de un conjunto de recursos materiales y humanos. Un proyecto de mediana envergadura, necesitará de:
☑ Un predio con condiciones de seguridad (para evitar robos, agresiones a los animales, accidentes, etc.).
☑ Recintos adecuados para cada especie y etapa del trabajo (cuarentena, rehabilitación, semi libertad, etc.).
☑ Un plan de manejo y una clara línea metodológica.
☑ Jaulas de transporte y elementos de captura.
☑ Un vehículo (idealmente todo terreno) para trasladar a los animales hasta el predio y desde allí hasta el lugar de liberación o destino final.
☑ Uno o más técnicos especializados en rehabilitación de fauna silvestre.
☑ Uno o más veterinarios clínicos.
☑ Un grupo de asesores veterinarios que brinden sus servicios sanitarios especializados para cada grupo zoológico.
☑ Un grupo de asesores biológicos para cada uno de los grupos zoológicos a rehabilitar.
☑ Un equipo de colaboradores o asistentes, que cooperen en las tareas de limpieza, alimentación, observaciones y movilización de cada animal.
☑ Uno o más investigadores que realicen los monitoreos de los animales liberados.
☑ Materiales de marcado y seguimiento, como collares, anillos, caravanas, equipo de telemetría, etc.
☑ Folletería, cartelería, posters, materiales y planes educativos.
☑ Un educador ambiental que coordine -con asistentes o colaboradores- las actividades planificadas.
☑ Fondos económicos para solventar los recursos mencionados anteriormente además de los impuestos, combustible, alimentos, medicamentos, gastos administrativos, reparaciones, eventualidades, etc.

Recepción de animales



Un centro de rehabilitación debe tener amparo legal para trabajar, aceptando donaciones, recibiendo animales decomisados, transportarlos, derivarlos, liberarlos y monitorearlos. Los animales recepcionados pueden tener su origen en rescates, operativos de control del tráfico de fauna o donaciones.

¿Qué hacer cuando se encuentra un animal silvestre?



Si aparentemente está sano: lo mejor es no interferir ni intentar capturarlo.
Si aparentemente está enfermo o lastimado: Podrá notar que está algo sucio, con ojos opacos, decaído, pasivo, rodeado de insectos o flaco.
Si se encuentra con serias dificultades locomotrices o con heridas de gravedad.
Si dispone de elementos de captura o contención con no impliquen riesgos para las personas y el animal. Es muy importante tomar nota del lugar exacto donde lo encontró (localidad, paraje, mojón de ruta, etc.) y de la causa aparente de trastorno (atropello por vehículos, ataque de perros, herida de bala o trampa, enfermedad, etc.).
Si se trata de una cría poco desarrollada y observa que su madre está muerta.
Captúrelo
Ubíquelo preferentemente en una caja de madera agujereada, bien aireada. Las jaulas pueden provocar fracturas de patas, alas o picos. Si no tiene más remedio que usar una, trate de cubrirla con una tela ajustada y agujereada, que lo aislé visualmente del exterior. Evitará que el animal se lastime y disminuirá su estrés.
Transpórtelo lo más rápido posible.
Colóquelo en un lugar tranquilo, oscuro y preferentemente cálido. Si no sabe qué alimento darle, no se lo dé, pero ofrézcale agua fresca.
No lo ponga en contacto con animales domésticos (perros, gatos, aves de corral, ganado, etc.), ya que pueden contagiarse enfermedades recíprocamente.

La rehabilitación de fauna silvestre requiere de un conjunto de recursos materiales y humanos entre los que se destaca:

☑Un predio con condiciones de seguridad (para evitar robos, agresiones a los animales, accidentes, etc.).
☑ Recintos adecuados para cada especie y etapa del trabajo (cuarentena, rehabilitación, semi libertad, etc.).
☑Un plan de manejo y una clara línea metodológica.
☑Jaulas de transporte y elementos de captura.
☑Un vehículo (idealmente todo terreno) para trasladar a los animales hasta el predio y desde allí hasta el lugar de liberación o destino final.
☑Uno o más técnicos especializados en rehabilitación de fauna silvestre.
☑ Uno o más veterinarios clínicos.
☑ Un grupo de asesores veterinarios que brinden sus servicios sanitarios especializados para cada grupo zoológico.
☑Un grupo de asesores biológicos para cada uno de los grupos zoológicos a rehabilitar.
☑Un equipo de colaboradores o asistentes, que cooperen en las tareas de limpieza, alimentación, observación y movilización de cada animal.
☑Uno o más investigadores que realicen los monitoreos de los animales liberados.
☑Materiales de marcado y seguimiento
☑Folletería, cartelería, posters, materiales y planes educativos.
☑ Un educador ambiental que coordine -con asistentes o colaboradores- las actividades planificadas.
☑Fondos económicos para solventar los recursos mencionados anteriormente además de los impuestos, combustible, alimentos, medicamentos, gastos administrativos, reparaciones, eventualidades, etc.

Liberación en la naturaleza

La liberación de un animal debe quedar sujeta a una rigurosa evaluación previa sobre la información reunida en torno al animal (determinación de su especie, estado sanitario, lugar de origen, grado de rehabilitación, evaluaciones en el área de liberación, etc.) La liberación de un animal en la naturaleza debe considerar algunos aspectos importantes, como:
1. Objetivo, y para ello, el estado de conservación de la especie en el área potencial de liberación.
2. Planificación previa y posterior a la suelta.
3. Cantidad de ejemplares a liberar (por cada especie).
4. Densidad poblacional de la especie en hábitats óptimos.
5. Identificación de los posibles sitios aptos para su liberación.
6. Conocimiento de los requerimientos y uso de hábitat de la especie en el tipo de hábitat de liberación.
7. Grado de protección formal y real del área donde se realizará la liberación.
8. Evaluación de la capacidad de carga animal por superficie de hábitat disponible en el sitio de liberación.
9. Impacto que podrían causar los animales liberados sobre las especies silvestres del lugar o en sus hábitats.
10. Detectar el lugar óptimo de liberación dentro de la localidad seleccionada y considerar las condiciones (climáticas, horarias, etc.) apropiadas para la liberación de los ejemplares.
11. Solicitar permiso de las autoridades provinciales y/o nacionales para transportar y liberar el animal.
12. Marcar, señalar o colocar transmisores a los animales antes de ser liberados.
13. Monitorear los individuos liberados.
14. Evaluar los riesgos o amenazas potenciales para la supervivencia de los individuos a ser liberados.
14. Transportar adecuadamente al animal.
15. Considerar los aspectos sociales del área y las actividades antrópicas (presión de pastoreo, caza, grado de colonización, grado de concientización ambiental, etc.)